martes, abril 12, 2005

Reflexiones de Francisco Muñoz De Escalona

El 11 de abril en el enlace que aparece arriba, Amanda Viana de Sousa refiriéndose al discurso sobre el turismo, señaló lo siguiente:

-Os turistas passam pelas localidades sem perceber sua profundidade, mas capturan apenas imagens artificiais, nao vivenciando o auténtico ; o turista nao se apropria da localidade, porque o turismo a transformara em produto, em espetáculo para turista ver. A alienaçao do espectador en favor do objeto comtemplado se expressa asim : quanto mais ele comtempla, menos vive; quanto mais aceita reconhecer-se mas imagens dominantes da necessidade, menos comprende sua propia éxistencia e seu propio desejo -

Este discurso de los sociólogos como Urry, es necesario analizarlo con cuidado, pues no se sabe si ha surgido de una encuesta realizada a por lo menos 1.400 turistas seleccionados en forma aleatoria, a fin de conocer sus percepciones. Además, la vida toda es un espectáculo y el turismo es una experiencia de vida. Tampoco se le puede asignar toda la responsabilidad a la oferta turística y a los turistas, sino seguramente a la política turística de los Estados. De todas maneras, en seguida aparece la reflexión sobre este artículo del economista español Francisco Muñoz De Escalona.

Carísima Amanda, he hecho una lectura rápida de este texto. Basta para percatarse de que sus buenas ideas no bastan. Se inscriben, evidentemente, en la plataforma de pensamiento que Jafar Jafari ha llamado en inglés "CAUTIONARY" o desfavorable, por contrapisición a la anterior en el tiempo, la que llama "ADVOCACY" o favorable. Jafari cita tamién las dos plataformas de pensamiento que sucedieron a estas dos, la "ADAPTANCY" o conciliadora, y la "KNOWLEDGE-BASED" o científica.
Quisiera hacerle reflexionar sobre sus planteamientos porque veo que cree que solo quienes piensan como voce tienen razón. Me viene a la memoria la frase de un gran escritor español, reciente premio Cervantes, Rafael Sánchez Ferlosio, para quien "nada hay más peligros para uno que estar cargado de razón ni nadie más peligroso para los demás que el que está cargado de razón".
En el campo de la ciencia no hay verdades previas o apriorísticas como tampoco hay recetas de pensamiento sino, simple y llanamente, pensamiento honesto y afirmaciones deducidas escrupulosamente de premisas claramente establecidas.
Su escrito tiene mucho del propagandismo negativo de la Plataforma Desfavorable al turismo que sucedió a al progandismo positivo de la Plataforma Favorable. Las dos fueron (y siguen siendo exageras intencionadamente) y ambas han de ser rebasadas, pero no como lo hizo la tercera plataforma, la Conciliadora, sino con la cuarta, la Científica.
Solo esta permite hablar del turismo de un modo razonable, antipropagandístico y serio.
Si lo piensa con tranquilidad y sosiego, se dará cuenta de que tiene que haber una cantidad si¡gnificativa de turistas para que se pueda invertir en establecimientos que prestan servicios turisticos. Solo una legislación pública que fije cuales son los límites a la cantidad que no se pueden rebasar puede garantizar la necesaria preservación de los recursos naturales, de la identidad cultural y los derechos a vivir mejor de las sociedades anfitrionas o de acogida.
Nunca se puede arguir culpas o responsabilidades ni de los turistas (la demanda) ni de los empresarios (la oferta) Basta con que haya leyes razonables que eviten los abusos. Lisa y llanamente, esto es lo que se hace en todas las actividades económicas. ¿Por qué en estas no se critica el que haya productos orientados a consumidores de escaso poder adquisitivo? Lo mismo debe acontecer en turismo. Como siempre, siempre que se cumpla la ley y no se engañe a los consumidores ofreciéndoles un producto defectuoso o dañino para la salud o la seguridad.

Ascanio igualmente respondió de esta manera:

Amanda, el turista actual y el oferente es producto inevitable del turismo de masas. Los turistas se hallan separados unos de los otros debido a sus propios intereses, así pues la unión de todos para modificar el Ssitema del turismo de masas no es una probabilidad real; entonces, nuestra crítica se hace idealista y también esteril, a menos que se traduzca en una acción contundente para lograr un cambio real en la política turística.

Rechazo pues la crítica abstracta del sociólogo Urry que se pretende ejercer, sin señalar cuál sería la otra alternativa que él propone y que sea factible de implementar. El discurso de este y otros sociólogos colocándose en la plataforma de los aspectos negativos del turismo hay que analizarlo con cuidado y preguntarse: ¿ para llegar a esa conclusión ello se ha hecho con encuestas a una muestra representativa de los turistas o sólo ha surgido en base a un pensamiento sociológico dado?. Además, la vida toda es un espectáculo y el turismo es una experiencia de vida. Si el turista renuncia a su propio modo de comportarse, entonces van a ser alienados por las cincunstancias y si ese visitante temporal no humaniza su visita reivicando su propia experiencia de vida al socializar con el entorno, entonces ha diferido la solución de parte del problema.

Si criticamos al turismo de masas es porque esa política nos niega y los amenaza como turistas y es por ello que tomamos partido en el conflicto y lo mismo procede con los empresarios turísticos, ellos no modificarían sus actuaciones porque necesitan la economía de escala para subsistir, al menos que que se vean obligados por una nueva política turística que se someta al consenso. El turista y sus beneficios lúdicos es una cosa, la otra es que muchas veces la comunidad receptora no recibe los beneficios del turismo y esto si es un aspecto que es necesario considerar.

No hay comentarios.: